Buscar

ANTIBIÓTICOS y MUERTE SÚBITA


Como cualquier fármaco los antibióticos son garantía de salud y prevención de enfermedades en la población. Son fundamentales para mantener a raya a microorganismos patógenos y para ayudar a nuestros sistema inmune cuando este ya no puede más. Pero tampoco podemos evitar que, como cualquier otra droga terapéutica, tenga efectos adversos o colaterales en determinadas partes, sistemas o tejidos de nuestro organismos. En este caso un grupo de investigadores ha publicado un interesante artículo sobre el riesgo del consumo de azitromicina y muerte por enfermedad cardiovascular. Puedes encontrar el artículo original aquí:


https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1003833


La Azitromicina es un antibiótico de la familia de los macrólidos, entre cuyos efectos adversos conocidos está su tendencia proarrítmica, esto es, a provocar arritmias cardíacas, entre ellas las que acaban como muerte súbita cardíaca. Aunque se creía que la azitromicina tenía una cardiotoxicidad mínima, las últimas publicaciones de arritmias sugieren que la azitromicina puede aumentar el riesgo de muerte cardiovascular.




En este estudio realizado en Tennessse se excluyeron a los pacientes con enfermedades no cardiovasculares graves. Los conjuntos de pacientes incluyeron :


  • Pacientes que tomaron azitromicina (347.795 recetas)

  • Personas que no tomaron antibióticos (1,391,180 períodos de control)

  • Pacientes que tomaron amoxicilina (1,348,672 recetas)

  • Pacientes que tomaron ciprofloxacino (264,626 recetas)

  • Pacientes que tomaron levofloxacina (193,906 recetas) .


Tras recoger datos durante 5 días de tratamiento los resultados fueron los siguientes:

  • Durante los 5 días de tratamiento, los pacientes que tomaron azitromicina, en comparación con aquellos que no tomaron antibióticos, tuvieron un mayor riesgo de muerte cardiovascular, casi 3 veces más.

  • Los pacientes que tomaron amoxicilina no tuvieron un aumento en el riesgo de muerte durante este período.

  • En relación con la amoxicilina, la azitromicina se asoció con un mayor riesgo de muerte cardiovascular (2,5 veces más probable sufrir muerte cardiovascular consumiendo azitromicina que amoxicilina)

  • El riesgo de muerte cardiovascular fue significativamente mayor con la azitromicina que con el ciprofloxacino.

  • El riesgo de muerte cardiovascular no difirió significativamente entre el consumo de azitromicina y el levofloxacino.


CONCLUSION fundamental: Durante los 5 días de tratamiento con azitromicina, hubo un pequeño aumento absoluto de las muertes cardiovasculares, que fue más pronunciado entre los pacientes con factores de riesgo cardiovascular.


Manuel Sinués Júdez. Grado en Enfermería. Técnico en Emergencias Sanitarias.